Comenzaron con una bicicleta a vender comidas.

Luego le anexaron un pequeño troco a una motocicleta donde se desplazaban por varios sectores.

Rápido fueron llegandoles clientes por el buen sabor a sus burritas, baleadas, pastelitos entre otros comidas catrachas.

Hasta que un día decidieron que era hora de expandirse y movilizarse.

Que mejor forma de hacerlo que llevando el negocio con su transporte propio por varios lados.

Este viejo Bus Blue Bird del año 1986 rueda por las calles de la ciudad o donde soliciten sus servicios.

La familia Leiva- Herrera son emprendedores y ya tienen su pequeño patrimonio junto con sus hijos que son los ayudantes de cocina.

Las ventas aumentaron tanto para esta familia que se tuvo la necesidad de comprar un vehiculo que les servia de transporte y para acondicionar su estufa y sus utencillios de cocina.

Se instalaron en puntos estrategicos y los camenzales estaban puntuales a la hora del almuerzo.

Viejo bus sirve para entregar burritas
La familia Leiva-Herrera vio que tenian la oportunidad de crecimiento y decidieron vender el vehiculo y comprar un bus.

Ya con la unidad hicieron posible su sueño de ser propietarios de un Restaurante.

La Pareja de esposos junto con sus hijas crearon el Bus en Restaurante que lo bautizaron como «Bus Restaurante el Gordo Feliz» en honor a su padre y esposo.

Desde hace cuatro dias iniciaron este negocio del Restaurante rodante donde se ubican en la 33 calle de San Pedro Sula, C.

Ahora esperan que las autoridades les de la facilidad de operar ,ya hicieron los tramites ya que dicen que son respetuosos de la ley.

 

Facebook Comments