Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

El líder de Los Cachiros, Devis Leonel Rivera Maradiaga, testificó en el séptimo día del juicio a el exdiputado Juan Antonio “Tony” Hernández declarando que se reunió con el imputado en un restaurante de la ciudad de Tegucigalpa para discutir el pago de contratos gubernamentales a sus empresas de fachada para el lavado de dinero procedente del narcotráfico.

En su relato de esta mañana, Devis Leonel ofreció interioridades de sus ligues con sectores políticos hondureños, así como con autoridades policiales y militares.

El líder de Los Cachiros inició su relato asegurando que el diputado Óscar Nájera lo protegía ante un posible arresto en el departamento de Colón. El congresista quitaba operativos de la Policía y el Ejército cuando el capo se lo pedía.

Testificó que se reunió con los líderes del cartel Valle en 2014 cuando le contaron de un plan para asesinar a Juan Orlando Hernández y les comunicó que éste ya no contestaba sus llamadas desde que había asumido la Presidencia del país.

Devis Leonel -dijo en su relato de hoy- que se reunió con el diputado Reinaldo Ekónomo, quien le preguntó si ellos estaban planeando matar al presidente, a lo que le contestó que ese extremo no era cierto. Ese mismo día Ekónomo llamó a Devis cuando estaba en compañía de Juan Orlando Hernández y se lo puso en altavoz para que le aclarara la situación.

Relato de Devis Leonel 

El líder de Los Cachiros inició su relato que trabajó con la administración de Porfirio Lobo Sosa (2010-2014), en la que sobornaron para recibir contratos gubernamentales por 250 millones de lempiras.

Señaló que sobornó al hijo de Porfirio Lobo Sosa, Fabio Lobo, por 300 mil dólares para la adjudicación de los contratos.

Aseveró que laboró con Fabio Lobo y el diputado al Congreso Nacional, Óscar Nájera, para ocultar los activos y evitar que fueran incautados por las autoridades.

Contó que en una ocasión el congresista Nájera impidió  una vez que fuera arrestado en el departamento de Colón donde quitó los operativos realizados por la policía y del ejército.

Rivera Maradiaga puntualizó que el dinero que conseguía del narcotráfico los guardaba en varias cuentas de Banco Continental a nombre de otras personas.

Reafirmó que sus contactos en el banco era la familia Rosenthal.

Reunión con Tony

Devis Leonel Rivera Maradiaga confirmó que empezó a colaborar con la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), desde 2013 en grabar audios, videos y tomar fotos de las reuniones.

Narró que el exdiputado le envió un mensaje que quería trabajar con él en el negocio del narcotráfico “Tony Hernández me estaba enviando un mensaje de que quería trabajar conmigo en el tráfico de drogas”.

También se refirió a una reunión que sostuvo con el exoficial Juan Manuel Ávila Meza en un hotel sampedrano en la que estuvo presente el abogado Óscar Ramírez.

El exoficial le dijo que Tony Hernández quería un adelanto de 100 mil dólares antes de la reunión y que se los diera al abogado Ramírez según lo manifestado por Rivera Maradiaga en el juicio.

Añadió que en la reunión solo andaba cinco mil dólares y se los dio al abogado y este le pidió que en la reunión con Tony Hernández llevara los contratos de la empresa Inrimar.

En la reunión que sostuvo con el exparlamentario, el líder de los Cachiros afirmó en juico que lo grabó con un reloj que llevaba en su mano y que se lo entregó a la DEA.

Detalló que la reunión fue en un restaurante de comida rápida (Dennys) en la ciudad de Tegucigalpa en 2014.

“Tony” Hernández es juzgado en la corte de Manhattan en Nueva York por conspiración para importar drogas a Estados Unidos, utilizar armas de fuego para proteger los embarques y mentir a agentes federales.

Facebook Comments
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.