¡España, a la gran final de la Eurocopa! Lamine Yamal lidera la remontada ante Francia

Date:

Primero fue la anfitriona y ahora, la favorita. España está en la final de la Eurocopa tras otro gran partido en el que fue superior a otro rival de, eso decían antes del torneo, mayor nivel. Con el talento del jovencísimo Lamine Yamal, también el de Dani Olmo, el gran equipo que ha formado Luis de la Fuente superó a una Francia que se adelantó en el marcador tras una genialidad de Kylian Mbappé al poco de comenzar el choque, pero que, después de la remontada express del equipo español, no mostró nada más.

Así, la Roja buscará su cuarto título continental en su quinta final, en la que se medirá al vencedor del duelo que este miércoles disputarán Países Bajos e Inglaterra. Un partido al que, esta vez, esta España llegará como favorita, aunque le pese. Su fútbol, su juego y su frescura han vuelto a ilusionar a todo un país en torno a su selección y han demostrado a Europa que quiere recuperar el trono conquistado por última vez hace 12 años.

Sin Griezmann en el campo, el plan de Deschamps era claro, esperar atrás sin arriesgar en exceso y esperar su momento. Así, llegó la primera ocasión, en una jugada ya de autor de la selección española: Lamine profundizó por su banda y encontró en el área a Fabián, cuyo cabezazo se fue hasta vez algo alto.

La noticia del partido estaba en ver a Mbappé sin máscara. Y al galo se le vio liberado, como si fuera otro jugador… Se había quitado un peso de encima. Además, tenía delante un Jesús Navas ya con demasiados kilómetros en sus piernas. En la primera que le encaró, el sevillano reculó y el galo se sacó un centro medido para que Kolo Muani, mal defendido por Laporte, cabeceara a placer a la red.

El gol dejó tocada a España, que no encontraba a Rodri ni a Fabián en la creación y que encima tenía a Cucurella ‘torturado’ por los constantes silbidos del público, probablemente por su polémica mano del duelo ante Alemania.

Francia estaba cómoda defendiendo, sin sufrir lo más mínimo en su escenario perfecto de partido. Otra arrancada de Mbappé creó el pánico en la zaga española, que apagó como pudo el fuego.

Y entonces apareció la magia de un chaval de solo 16 años al rescate. Como si de un veterano se tratara, encaró a Adrien Rabiot –que precisamente le había desafiado a «hacer algo más» el día antes– y le dejó clara la diferencia de talento entre ambos: amagó a un lado, luego al otro y con el galo ya vencido se sacó un zapatazo impresionante que dio en el palo y entró ante la impotencia de Maignan.

Como el fútbol es un estado de ánimo, que decía con acierto Valdano, fue entonces Francia la que estaba tocada, y España lo aprovechó de nuevo a base de talento. Dani Olmo cogió el balón, se marcó una gran jugada y su centro-chut –no está claro si el balón iba o no a portería– lo metió en su propia portería un desafortunado Koundé.

El partido había cambiado, España ya no sufría y Jesús Navas había conseguido cogerle el punto a un Mbappé de más a menos. El descanso era lo mejor para Les Bleus.

Francia apretó tras el descanso… lo justo. Quería, pero no podía. O no sabía. Más allá de centros desde la banda, un poco a la desesperada, no encontraba el equipo de Deschamps la manera de hacer daño a La Roja, por lo que el seleccionador galo miró al banquillo: Griezmann y Barcola al campo.

Pero ni la entrada de los jugadores de Atlético y PSG reactivó a Francia, y los problemas solo llegaban con errores individuales de los españoles. Una perdida de Fabián en el área y un mal saque de puerta de Unai Simón metieron el miedo en el cuerpo, pero sin consecuencias finales.

El gol estuvo, de hecho, más cerca de llegar para España, en otra diagonal diabólica de Lamine Yamal en la que dejó atrás a Theo Hernández para soltar otro zarpazo con la mirada en la escuadra. Esta vez, sin embargo, su disparo se fue desviado, no le cogió la rosca deseada.

Francia se encomendó entonces a una acción aislada, y solo una genialidad de Mbappé podía cambiar el resultado final. Y el nuevo fichaje del Real Madrid la tuvo, pero está claro que esta no ha sido su Eurocopa. Recibió a la izquierda con espacio para correr y galopó rumbo a evitar la eliminación de Francia con todo a favor. Se perfiló a su pierna derecha y se sacó un disparo poderoso… demasiado alto.

Ahí se esfumaron las opciones de Les Bleus. España aguantó entonces sin demasiadas dificultades en los minutos finales y selló su billete para la final de la Euro.

Compartir:

Subscribe

Popular

Le puede interesar
Related

Tu signo del zodíaco ha cambiado, y esta es la razón científica

Posiblemente te haya parecido un hecho fruto de la...

De 2015 a 2024: Rodri, Unai Simón y Mikel Merino, los eternos de De la Fuente

Luis de la Fuente, el carismático entrenador que ha...