Qué es Ultras Sur, el grupo de fútbol radical que aterrorizaba Madrid y al que se vincula a Borja Villacís

Date:

El grupo radical Ultras Sur, nacido a comienzos de los años 80 en Madrid, es probablemente el más popular de cuantos campaban a sus anchas a finales del siglo XX por los estadios de fútbol y también por las calles de las ciudades, aterrorizando a aficionados y también a ciudadanos, no solo durante los partidos. A él estuvo vinculado durante años Borja Villacís, el hermano de la exvicealcaldesa Begoña Villacís que ha sido asesinado este martes a tiros desde un coche.

En aquellos años 80 y 90, el grupo ocupaba la tribuna baja del fondo Sur del estadio Santiago Bernabéu, entonces animando de pie, y era el que ‘mandaba’ en el campo bajo el amparo de los diferentes presidentes del club de entonces, que incluso los financiaban dándole entradas -los famosos pases- y dejándoles un cuarto en el estadio donde guardaban diferentes objetos (pancartas, lonas, merchandising…).

Las peleas antes, durante y después de los encuentros del Real Madrid eran constantes y su ideología era de extrema derecha. En aquellos años, era algo habitual que en el fondo sur del Santiago Bernabéu se viera todo tipo de simbología nazi, desde la cruz gamada a la runa de odal, pasando por la calavera nazi (totenkopf).

Acceder a este grupo no era nada sencillo, aunque sí se logró en alguna ocasión. El periodista Antonio Salas fue el más popular de entre los que lo consiguieron y escribió un popular libro sobre su experiencia, Diario de un skin, del que se llegó a hacer incluso una película.

Su momento más recordado fue cuando derribaron la portería antes de un partido de semifinales de la Champions, precisamente ante el Borussia Dortmund. Fue el 1 de abril de 1998, cuando varios ultras se subieron a la valla que entonces separaba el terreno de juego de las gradas (era habitual los intentos de saltar al campo) para acabar tirando la portería y provocar un retraso de casi una hora que puso incluso en peligro que se disputara el choque.

Fue el año en el que el Real Madrid ganó la Séptima, la primera Copa de Europa en color y que ponía fin a una sequía de 32 años sin ganar el mayor título continental. Aquel episodio llegó a poner en peligro el partido y pudo causar una eliminación del conjunto blanco.

También es muy recordado el episodio en el que José Luis Ochaíta, uno de sus líderes y miembro más destacados, saltó al Palacio de los Deportes de Madrid el 20 de mayo de 1997 durante un partido de baloncesto entre el Real Madrid y Barcelona por saltar a la cancha «de manera agresiva».

Es el episodio más recordado, pero para nada el único. Las peleas entre ultras eran constantes en aquellos años, tanto con aficiones españolas como con extranjeros y también entre ellos mismos. Son muchísimos los miembros de Ultras Sur que han estado en la cárcel por agresiones, algunas vinculadas al fútbol y otras no.

Su desaparición del Bernabéu

Fue Florentino Pérez, a su llegada a la presidencia en el año 2000, el primero que se enfrentó abiertamente a Ultras Sur y trató de erradicarles del Santiago Bernabéu, siendo en 2003 cuando les cortó todos los privilegios que tenían. Un camino largo -interrumpido con su ausencia de la presidencia entre 2005 y 2010- que acabó en 2013. En 2014, se creó la Grada Joven, el grupo de animación que sustituía en el fondo sur a Ultras Sur.

El enfrentamiento entre Ultras Sur y Florentino Pérez continúa vigente y no es extraña escuchar cánticos de «¡Florentino, dimisión!» entre los hinchas más radicales pese a los éxitos deportivos del equipo. Además, la tumba en el cementerio de la Almudena de Pitina, la mujer del presidente del Real Madrid, fue profanada en 2014 -había fallecido un par de años antes- por el grupo ultra, pues amaneció con unas pintadas contra el dirigente.

Pese a la desaparición ‘oficial’ del estadio madridista, todavía hay actualmente grupúsculos en los alrededores del estadio y en el partido de miembros de Ultras Sur.

Compartir:

Subscribe

Popular

Le puede interesar
Related