La Secretaría de Salud aceptó este sábado que la empresa farmacéutica de Pfizer no pidió la creación de una ley para mantener la confidencialidad del contrato de compra de vacunas contra el COVID-19.

A través de un comunicado, Sesal indicó que la farmacéutica solicitó reservar todo el contrato de compra de vacunas.

No obstante, explicó que la creación de la ley de secretividad se debió porque el Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP), no está facultado legalmente para declarar en reserva total un contrato.

En ese sentido, argumentó que el gobierno tuvo que buscar un mecanismo para cumplir con el requisito que pedía la empresa farmacéutica y garantizar la dotación de vacunas.

Salud justificó que la única manera de reservar el contrato en su totalidad era mediante la creación de una norma en el Congreso Nacional.

Facebook Comments