Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

Como todo niño de este país, dedicó muchas horas de su infancia y adolescencia a jugar al fútbol, pero su camino estaba destinado a otras labores dentro de este maravilloso deporte. Diego Martínez (Vigo, 16 de diciembre de 1980) se instaló en Granada tras entrar en la mayoría de edad para estudiar INEF. En la ciudad nazarí conoció a la que hoy es su mujer y madre de Alba, su pequeña de dos años y medio, y allí empezó su joven y meteórica carrera como entrenador. Con tan solo 38 años, ya entrena en Primera y solo ha necesitado siete jornadas para ser el técnico de moda del fútbol español al mando del Granada, que mañana quiere asaltar el Santiago Bernabéu y ponerse líder de la Liga.

-Con 25 años ya entrenaba en Tercera. Con 36, en Segunda; y ahora, con 38, es el preparador más joven de Primera. ¿Alguna vez pensó que todo iría tan rápido y tan bien?

-Llevo 18 años entrenando, 18 años picando piedra, y es bonito porque comencé desde el barro, pero no me paro a pensar en ello. Siempre he intentado ser el mejor entrenador en cada momento y disfrutar del desarrollo, del aprendizaje y de mi pasión por el fútbol. Al empezar tan joven me he curtido en el oficio en muchas categorías, en muy diferentes roles y con diferentes jugadores. Ese ha sido mi itinerario y estoy orgulloso de ello, pero me gusta vivir el presente.

-¿Se puede ser un gran entrenador sin haber sido un jugador de élite?

-No participo de este debate. Cada entrenador tiene su camino y se haya sido exjugador o no, nuestro trabajo creo que no cambia. Debemos ayudar a sacar de los jugadores su máximo rendimiento y trabajar como equipo con una idea común.

-Usted es un amante de la psicología y su influencia en el fútbol.

-Sí, leo muchos libros sobre asuntos de psicología y los intento trasladar al fútbol. Me gusta entrenar la mente. En mi equipo técnico tenemos una metodología global en la que no se entiende lo técnico-táctico y lo psicoafectivo como compartimentos separados. Debe haber un soporte físico que dé respuesta a las emociones. Va todo relacionado. El factor psicológico es un elemento diferencial en el fútbol de élite.

-No tiene redes sociales ni tampoco whatsapp. ¿Por qué?

-Que no las tenga a nivel personal no quiere decir que no las utilice con mi cuerpo técnico y mis jugadores. Las redes sociales y el whatsapp bien utilizadas son herramientas de trabajo muy positivas. Luego, en mi vida privada no tengo por cuestión de higiene mental y tiempo.

-Se casó con una granadina que ahora es la madre de su hija ¿Le ha cambiado la vida ser padre?

-Cambian la mayoría de prioridades y se despiertan emociones e instintos que estaban escondidos. Esta etapa ha tenido mucho impacto en mi persona por descubrir cosas de mí que desconocía y he visto en primera persona la dedicación incondicional de las madres con los hijos. Mi absoluta admiración hacia ellas.

-Empezó a entrenar en equipos de la provincia de Granada: Imperio de Albolote, Arenas de Armilla, Motril… Y de repente llegó Monchi.

-A Monchi le estaré eternamente agradecido. Si ahora estoy hablando con ABC es por su confianza. Me firmó como responsable para el área de tecnificación del Sevilla, que es un área que se encarga de los entrenamientos por puesto específico. Luego entrené al Sevilla C, al División de honor, al filial, y formé parte del cuerpo técnico de Unai Emery y de Míchel. Fue un proceso de enriquecimiento apasionante.

Diego Martínez
Diego Martínez – Pepe Marín

-La pasada temporada, mantuvo la portería a cero en 19 de 41 partidos, y solo recibió 28 goles. Además, solo perdió siete partidos, ninguno de ellos por más de un gol de diferencia. Y ahora llega a Primera y en solo siete jornadas tiene al Granada segundo, codeándose con Real Madrid, Barcelona y Atlético ¿Cuál es el secreto?

-Estos números se alejan de la realidad de los recién ascendidos. Sabemos quiénes somos. Un equipo humilde que tiene la máxima ambición por competir y que tiene que sacar matrícula de honor en cada partido para puntuar. Quedan 31 encuentros y hay muchas adversidades por el camino que afrontar. Si nos hemos adaptado tan bien a la categoría es por la creencia en lo que hacemos y por disfrutar y pensar en el día a día. No miramos en perspectiva de pasado o de futuro, porque nos haría perder una energía que necesitamos en cada partido.

-¿Teme que aparezca el famoso vértigo al éxito?

-Si en algún momento hemos percibido vértigo nos ha ayudado a mejorar. Esa adrenalina de la incertidumbre durante un partido o un torneo siempre es positiva, porque yo una vez que estoy en el verde solo me interesa el juego, la siguiente jugada, y no las consecuencias del resultado.

-Usted es más de contenido que de ruido.

-A mí lo que apasiona de ser entrenador es lo que pasa en el terreno de juego, lo que tiene que ver con el juego y los futbolistas. Me interesa intentar ser mejor que el rival, o no ser mejor, pero ganarle la partida, y ese es nuestro foco. Luego, es obvio que cuando ganemos habrá ruido positivo y cuando perdamos será negativo.

-Le gusta realizar actividades colectivas como barbacoas o senderismo. ¿En qué ayuda al grupo?

-Para nosotros es muy importante fomentar los valores que consideramos que deben estar en nuestra convivencia. Fuera del contexto de la competición me gusta fomentar la cohesión, la colaboración, la interacción con compañeros, empleados, auxiliares… Hay que cultivar la convivencia, pero ojo, solo con buen rollo no se gana partidos. Hay que combinar la cohesión y las relaciones con la exigencia, el alto rendimiento, las ganas de mejorar y la competencia interna. Y hay actividades que ayudan a todo ello como las que me menciona.

-¿Qué Madrid espera mañana?

-El Madrid es de los pocos equipos del mundo que juegue contra quien juegue y esté como esté siempre va a ser favorito a ganar. Desde nuestra humildad y ambición por competir en tan tremendo escenario y contra tan gran equipo, queremos mostrar nuestra identidad, hacer un partido de matrícula de honor, estar acertados y que ellos no lo estén. Es lo que pensé contra el Barcelona y es lo que pienso ahora frente al Madrid.

-Suele decir que haría una lista de cuarenta entrenadores de los que ha aprendido. ¿Qué le parece Zidane?

-Es un entrenador top, no solo por lo que ha conseguido en forma de títulos. Tiene un mérito brutal la gestión que ha hecho, y durante tanto tiempo, de un equipo tan complicado como el Real Madrid. Admiro de él los valores que transmite como entrenador, persona y ya antes como jugador. Fue un futbolista ejemplar. Tanto que su documental como jugador me lo he visto decenas de veces. Una persona sencilla y humilde a la que le tengo total admiración.

Facebook Comments
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.